2018 Presentación Expo ‘Naturaleza Redentiva’

La Galería García de Diego expone hoy un nuevo proyecto, un proyecto colectivo bajo el título Naturaleza redentiva. Con este título quiere mostrar el trabajo de tres artistas con amplio registro creativo: Carmen Cólogan, David Méndez e Ilídio Candja Candja y hacer una sugerencia artística, la consideración del arte por su poder regenerador, libertador, salvador, capaz de rescatar o emancipar al hombre de su entorno o de sí mismo tanto desde el punto de vista del creador como desde el punto de vista del espectador-observador, un arte con dones y cualidades redentivos, “curativos”, capaz de provocar las más diversas reacciones y sensaciones . El Arte, si es bueno, y este lo es, y mucho, te sacude, te conmueve, te emociona, te lleva de viaje a lo más profundo y más humano que hay en uno mismo, te lleva, en fin, al lugar donde se tienen guardados los sentimientos. En esta ocasión es arte hecho pintura, con una temática común, la naturaleza, donde lo fundamental es la contemplación para el placer estético, la evasión o la reflexión.

Comenzamos dando la bienvenida a Carmen. Gracias Carmen, por tu presencia y por tu generosidad, por dejarnos unos días, para disfrute de todos nosotros, parte de tu alma o intimidad, tu “pequeño bosque de Islarios”. Natural de Tenerife con un amplio bagaje artístico avalado por numerosas exposiciones individuales, desde 1996 (TEA Tenerife, Las Palmas, Madrid, Barcelona, Sevilla, Praga, Alemania, en otros muchos lugares), y colectivas, desde 1976.

La obra aquí expuesta (platanera y drago) es una recreación, que hace Carmen, del alma de diferentes islas a partir de sus árboles más representativos, es el árbol-isla, cada uno simboliza su quintaesencia y, al igual que la isla, se encuentra solitario en medio de un océano de color, un “pequeño islario”, en un estilo situado entre la nueva figuración y el arte abstracto. [Este mismo planteamiento artístico llega a su culminación en su obra posterior “ Bosque de Islarios” expuesta en el TEA en 2016 donde la autora hace un ejercicio de luz, color y abstracción Y ahora se encuentra embarcada en un nuevo proyecto para el 2018, en Lisboa, una exposición encaminada hacia la simplificación, donde pretende quitar toda la técnica e ir más a la parte emocional. Una artista en constante evolución que camina hacia la esencia de la línea, a la línea pura.

Cada árbol está pintado en toda su verticalidad en un fondo de colores suaves, ocres o pastel, inspirados por los colores del archipiélago canario y, normalmente, vacío. Según ha explicado la autora, el propósito es fundir los conceptos de territorio y naturaleza. El árbol pone en comunicación los tres niveles del cosmos: el subterráneo, a través de sus raíces; la superficie de la tierra, a través del tronco y sus primeras ramas; el cielo, a través de su cima y de sus ramas superiores. Árboles que son una metáfora de un paisaje interior habitado por cuerpos de islas. Ha llegado a decir que su trabajo transcurre a través del concepto ISLA, territorios vividos o intuidos, entre la isla geográfica y la isla interior y en un espacio acotado siempre por la luz que viene desde el exterior hacia el interior o viceversa con la intención de humanizar, igualar y universalizar la realidad insular.

Pero para ella lo fundamental es la contemplación, que el espectador disfrute, viva y sienta su obra, su universo sentimental, metafórico e ideal.

Dar la bienvenida igualmente a DAVID MÉNDEZ, que también se encuentra entre nosotros, artista palmero, de este siglo, prácticamente desde el año 2000, con un trabajo artístico en constante experimentación y reflexión, lo que le ha llevado a desarrollar su tesis doctoral. para poder llegar a decidir qué camino seguir, que está, según ha manifestado el propio artista, entre las decisiones más difíciles que ha tenido que tomar en su vida. En su deambular por el complejo camino del arte, siempre ha tenido la certeza de que el arte este es su camino, su obsesión, un sueño y una búsqueda de la realización personal. de “algo no encontrado”, que le espera, pero no sabe qué.

A lo largo de su trayectoria artística, que en la actualidad cuenta con un nutrido número de exposiciones individuales y colectivas, más de quince premios y otros tantos trabajos expuestos en instituciones públicas y privadas, publicaciones etc., nos hemos encontrado, desde un primera etapa de obras geométricas con especial afición por la línea y los sólidos poliédricos hasta obras en el género clásico: paisajes, retratos y bodegones, con la intención de adquirir fundamento y experiencia artística, aunque su ruptura con las normas académicas se hacía ya evidente, pues se dirigía hacia la experimentación y la abstracción. Y la naturaleza el motivo central de sus composiciones. Su recorrido ha sido como un juego en el que ha aprehendido y no desechado modelos y maestros, pero con el convencimiento de que se encuentra embarcado en un viaje personal de aprendizaje.

Pero SÍ podemos llegar a decir que David hoy se comunica utilizando un lenguaje de acento expresionista, cargado de gestualidad y materia, de brumosos campos de color, capas de pigmento y texturas que parecen desfigurarse; representaciones de gran sensibilidad plástica, paisajes y escenas cotidianas que parecen expresar una trascendencia mítica; que su pincelada es firme y valiente y que la gestualidad de la mancha que origina veladas figuras, alcanza una notable cota de expresividad. Una obra ejecutada a golpe de mancha, colorido y emoción que nos induce al estado contemplativo, quizá porque contemplar estas pinturas nos hace que por una instante empaticemos con un mundo más sensible e improvisado, más imaginativo y cada vez menos prejuicioso, como es el mundo del arte.

Y por último, aunque no esté presente dar la bienvenida también a la obra de ILÍDIO CANDJA CANDJA natural de Mozambique quien vive y trabaja en Oporto. Nos ha enviado una importante muestra de su trabajo pues siente especial afecto por nuestras islas con las que quiere establecer vínculos emocionales y la mejor manera de tener presencia aquí ha sido poniéndose en contacto con la Galería.

Si bien David investiga y busca su identidad como artista en constante experimentación Ilídio lo tiene claro, seguir su inspiración sin olvidar sus orígenes africanos y permaneciendo indiferente a las recomendaciones del sector del arte contemporáneo y a las referencias de otros artistas por lo que reafirma así su extraordinaria libertad creativa.

Ilídio ha llamado la atención a críticos y coleccionistas a nivel internacional por su estilo dinámico, abstracto y expresionista y por su carácter espontáneo cargado de energía. Un lenguaje artístico lleno de símbolos y colores de fuerte inspiración africana. Afirma: “Pintando mis cuadros, escribo para no olvidar quien soy, de donde vengo y donde tengo la intención de ir”. Lo que más llama la atención de su obra es su carácter universal, como partiendo de imágenes de objetos rituales africanos, es capaz de extraer lo esencial y convertirlas en obras únicas y universales mediante la técnica collage-pintura. Ilídio cree en el poder redentivo del arte, cuando dice que el arte puede hacer revivir la memoria y curar el pasado.

Y Porque Carmen es de la isla de Tenerife, Y porque David es de la isla de La Palma y porque Ilídio “visita” la isla por primera vez con su obra… despidámonos con unos versos de Pedro García Cabrera, otro isleño universal, de su poemario ISLA, – que coinciden mucho con el imaginario Ilídio- donde la isla es una arquitectura tocada de rasgos a medida del hombre, poemas que independientemente de su caudal lírico, fueron concebidos en una isla que nada tiene de geográfica influida por el retorno de la abstracción: Isla total.

Isla

Inimitable concha de ti misma
No. Ni el agua ni el aire. Ni tampoco
en el eco, la sombra ni el suspiro.
En nada que no seas tú, tú misma
en carne de tu piedra, en tus tejidos
de basalto y lava, puedes vivir
sin dejar de ser tú, sin anularte.
————————————–
Todas las invenciones pasajeras
del que te piensa en sus reflejos,
del aire que se ahueca a tus modales,
son falsos nombres tuyos, represalias,
láminas que no caben en tu libro.
Tú sólo puedes ser la misma que eres:
turgente seno, caracol en contra
de todas las planicies que se ausentan.